Buscar

LA RAYA DECISIVA Por Uriel Villalobos Cadena


De la infinita gama de curiosidades ocurridas en 1951, a raíz de la Reversión, en la que la Troco le entregó a Ecopetrol la explotación petrolera, se rescató ésta verdadera joya, referida a la raya que con una rama de matarratón un dirigente sindical trazó en el piso para determinar cual línea ideológica tenía más apoyo entre los presentes. El caso ocurrió en una concurrida asamblea de trabajadores petroleros en la que debía conformarse el nuevo Sindicato que tendría la representación legal de los trabajadores ante la recién creada Ecopetrol, pues, legalmente, al desaparecer la Troco, automáticamente el viejo Sindicato también desaparecía. El arduo proselitismo y la agitación habían dividido a los trabajadores en lo que se llamó la línea conservadora, impulsada y formada ideológicamente por el clero, cuya preparación se impartía en el Seminario por el P. Grillo, habiendo formado a SITRAECOPETROL y la línea socialista, asesorada por D. Montaña Cuellar y que buscaba reivindicar a la USO.


Aquel día, ante tan fuerte antagonismo, expresado en arengas de parte y parte, el caos cundió en la asamblea, obstruyendo cualquier posibilidad de votación, razón por la cual el audaz dirigente pidió un momento de atención y ante la mirada expectante de la concurrencia trazó aquella histórica raya en el piso, pidiendo luego a los presentes que quienes estuvieran a favor de la USO, se hicieran al lado izquierdo de la raya y los opositores se hicieran al lado derecho.


Cuentan que el curioso método funcionó a favor de la USO aglomerando a la multitud presente. Ante el hecho empezaron los empujones de los agitadores de una y otra ideología a hacer pasar asistentes de un lado hacia el otro, presagiando complicar nuevamente la situación. Mas, en ese momento sonó el pito de prevención, el personal tenía que coger turno, la asamblea se terminó, reivindicando la USO la mayoría y superando el crucial asunto.


Lo que siguió, quedó registrado en los archivos, dejó de ser curiosidad y, por tanto, perdió interés para el presente relato. Pero: ¿dónde había tantos detalles inéditos del caso de la raya aludida, es decir, detalles que no se escribieron en actas? se informa que en el entorno todavía en los años 2000 pululaban muchos adalides de aquella efervescente asamblea. Claro, ya caminando en forma lenta y no tan veloces como aquel día que cruzaron la susodicha raya varias veces en un santiamén. Se puede mencionar apellidos como: Villarreal, Castro Iriarte, López Ortiz, entre otros.

Comentario: Una mera raya puede ser más eficaz que mil discursos.




Tomado del Libro: TRADICIÓN ORAL DE BARRANCABERMEJA

Autor: URIEL VILLALOBOS CADENA


© 2018 by Daniel E. Cañas Granados